domingo, 7 de diciembre de 2008

¿Qué onda?

No entiendo porque cuando somos chicoss nos cuentan cuentos, donde hay príncipes, princesas, siempre el final es feliz, no tienen problemas económicos, y el clima es una maravilla siempre esta soleado. ¿Cuál es la onda? Sera que eso es para que aprendamos a tener ilusiones, o ¿es una forma de desarrollar esperanza? Yo me pregunto... no es mejor contar cuentos donde las princesas no son princesas, son simples chicas que pasan mil y una hasta encontrar un príncipe que no es príncipe, tienen una relación que dura lo que dura, y algunas veces son felices, otras sufren, capaz se casan o capaz no, o capaz se divorcian y la historia empieza de nuevo. Buscar un nuevo amor, formar una nueva pareja, pasar por la misma etapa de enamoramiento, para arriesgarte a terminar nuevamente con un corazón roto, o capaz sacarte la lotería de encontrar al amor de tu vida. Es mejor que en la historia, caiga la bolsa, suba el petróleo, suban los alquileres, y haya una gran taza de desempleo. Que hayan tsunamis, inundaciones, y tornados, que te complican las vacaciones, porque hay saqueos, pestes nuevas y un mar contaminado. Si nos contaran desde chicos la realidad, capaz no tendríamos que ir por la vida desilusionándonos tanto. Capaz estaríamos mas preparados para afrontar esas situaciones dificiles porque no viviríamos soñando. Seria si un poco mas cruel, matar hadas, olvidar princesas, y no habría papá noel, ni reyes. Pero al final desde chiquitos te dicen que no hay que mentir, y te mienten todo, te ilusionan con personajes que no existen. Y no se porque se me ocurrió todo esto, capaz solo tenia ganas de quejarme por algo y como no encontré otra cosa me queje por esto...

7 comentarios:

  1. yo creo que justamente eso de enfrentarnos con la triste realidad...es cuando finalmente poemos crecer. si de chiquitos nos dijeran todo lo malo del mundo, no tendriamos ganas d crecer, y sin sueños...a dodne va la vida?

    ResponderEliminar
  2. me suelto al viento para nadar
    y soy terrestre
    océano frágil que vence los días
    luz que oscurece el tiempo
    convirtiéndolo en pasado
    me río de las cosas en forma abierta
    nada puede pasarme
    soy mortal
    hasta ahí sé que llego
    después no sé

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que los grandes ven tan perdido el mundo, que piensan que al decirnos que la vida es de color rosa y contarnos cuentos con finales felices, al menos ellos se hacen a la idea de que haremos un mundo mejor pensando en aquello que algun dia de niños nos contaron...Besos!

    ResponderEliminar
  4. Varias veces hablé de eso en mi blog, es un tema que me intriga, jaja.Creo que todo hubiera sido mas sencillo si de chicas nos hubieran dicho que el principe a veces es conflictivo y que la princesa termina llorando...no?

    un beso

    ResponderEliminar
  5. clasico estado pre-navidad
    jajaja
    no te preocupes
    un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Si bien es cierto que estaríamos más preparados ante lo que se avecine, no debemos dejar a un lado el hecho de que los niños son inocentes, ajenos a la verdadera realidad y no sería justo que desde pequeño vivieramos a la par de la contrariedad de la sociedad...

    Es fantástico para un niño crecer lleno de ilusiones, de alegrías, creer en los cuentos de hadas y en el amor a rosas...

    Si ya cuando somos adultos se nos hace difícil la situación y a veces lloramos más de la cuenta, por qué también hacerlo cuando chicos?

    Todos por etapas, bella...

    No es malo tampoco disfrutar de esos cuentos encantadores y crecer con la ilusión de un principe azul que rescate y se robe el corazón de nosotras, su princesa...

    Besitos...

    ResponderEliminar
  7. Este post me hizo recordar algunos cuentos que inventé para mis sobrinos. Ahora recuerdo uno que los hacía reir: "el pinguino cochino" y lo único que se repetía era el final. Siempre la historia cambiaba. Vivían en una playa helada del sur y les decía cualquiera, el tema era terminar el cuento con la familia del pinguinito comiendo y en medio del silencio sonaba ruidosamente un gas del pinguiño cochino. Mis sobrinos se reían a carcajadas y sus caritas mientras les contaba eran de fascinación. Creo que uno de los aspectos más importantes de contar cuentos a los chicos es hacerles ver que uno "está con ellos" y que en ese momento de dedicación exclusiva se crean profundos lazos afectivos; también tienen la función de desarrollar su imaginación.
    Si nos creemos los cuentos que nos contaban de niños me parece que hay una falta de límite en reconocer qué es ficción y qué realidad.
    También me parece que no todos los cuentos para niños son escritos con la intención de evadirlos de la realidad o de sólo entretenerlos.
    Pienso en películas de Walt Disney, por ejmplo, donde se atraviezan situaciones de dolor, de sufrimiento y de muerte. También me parece piola comentarte que es cierto que hay cuentos muy, pero muy tontos, tan tontos como sus autores.
    Qué buenos están tus post, los voy a ir leyendo poco a poco y espero que como lo hizo este, los demás me den ganas de pensar y de darte alguna devolución. Un placer.

    ResponderEliminar

Vos que pensas?