martes, 27 de octubre de 2009

El viaje a casa!

Viaje a casa en auto con 3 amigos, viajamos un finde largo salimos un viernes a la noche y se nos ocurrió parar en Santa Fe, no tuvimos en cuenta que era finde largo y todos los hoteles estaban llenos, teniendo en cuenta la hora 1,30 am mas complicado todavía conseguir un lugar. En fin después de muchas vueltas encontramos un hotel multiusos, ya el frente del hotel era sospechoso, todo vidriado y tapado con persianas americanas. Obviamente que era raro, el nombre en ingles significaba intentalo jefe! así que se imaginaran la onda. Pero bueno era tarde, teníamos sueño, queríamos un lugar para dormir y no ibamos a ponernos tan pretenciosos tampoco. Así que nos ofrecieron dos habitaciones dobles, yo puse la mejor onda y no tenia drama así que comparti la habitación con un amigo NANO. La mucama del hotel estaba en el lobbie mirando tele, así que fue una imagen muy graciosa, sobre todo porque mi amigo decía que no era un telo y yo decía que sin duda si era, cuando estacionamos el auto y bajamos los bolsos llegaba un BMW con un tipo mayor y una pendeja, otro auto con dos tipos y una mina. Pero creo que para ellos peor habrá sido mi imagen yo sola con tres flacos. Ya en la habitación teníamos dos camas una matrimonial y otra individual y yo sin dudarlo mire las camas y fui derechitooo derechitoo a la individual, me metí a la cama con colchita rosada y con la mejor pinta de limpita. Así que Nano sorprendido por mi elección, quedo contento que le toco la cama grande hasta que la miro, ahí se dio cuenta que tenia una hermosa colcha de leopardo y entendió que mi elección no fue de generosa sino de viva. Sin dudarlo tiro a la m... la colcha de leopardo y empezó a analizar la cama con desconfianza mientras yo me reía de él. Investigo la habitación, el minibar tenia 3 botellas de champagne, tenia un botonsito para activar la música funcional y por suerte no tenia canales raros, así que pudimos ver la tele un rato. Yo no tuve ningún problema para dormir, primero hablamos una hora con Nano y cuando hizo silencio 5 minutos cerré los ojos y me dormí. Para el dormirse no fue nada fácil, teniendo en cuenta donde estaba y que me tenia en una cama durmiendo al lado, así que durmió un par de horas y cuando se despertó yo seguía durmiendo, no me despertó puso la tele bajito y me dejo dormir hasta que me desperté solita y ahí estaba mirándome dormir. En el desayuno, había una familia y el estacionamiento del hotel era el estacionamiento mas concurrido de la ciudad, con entrada libre para quien quisiera simplemente estacionar su auto para ir a hacer tramites en pleno centro. Así que el hotel daba para lo que sea. Nano era mi amigo hacia un mes que nos conocíamos, nos presento un amigo, cada vez que saliamos en grupo el siempre se quedaba conmigo y estaba pendiente de mi. Nos llevábamos muy bien, habíamos ido al cine, almorzábamos, cenábamos juntos, cocinábamos juntos y juntarnos siempre implicaba unas 6 horas mínimo, porque el tiempo juntos se nos pasaba volando.

2 comentarios:

  1. Oh, que lindo! Yo creo que esa es la clave para darse cuenta que alguien es para uno: que el tiempo pase volando, no?


    me alegro!! beso enorme =)

    ResponderEliminar
  2. Mmmm, presiento que esta historia tiene continuación. Y yo la quiero leer!!!! ^^

    ResponderEliminar

Vos que pensas?